Información de interés COVID-19

Aquí encontrarás información de interés sobre el COVID-19, desde nuevos protocolos de actuación, a recomendaciones o buenas prácticas en clínica y laboratorio dental

Luz ultravioleta, uno de los sistemas de purificación más efectivos

Después de la crisis sanitaria producida por la pandemia del COVID-19, es una obligación revisar los protocolos de esterilización de los gabinetes de la clínica dental incorporando sistemas de desinfección del aire . Una lucha donde la aplicación de la luz ultravioleta (UV) como método para higienizar el ambiente y eliminar posibles gotículas en el ambiente, ha surgido recientemente como una posibilidad muy efectiva contra este virus.

¿Qué es la luz ultravioleta o UV?

Para explicar el funcionamiento de la luz UV debemos conocer que es la luz UV-C y el sistema replicativo del virus.

Dentro del espectro electromagnético existe una zona más allá del violeta llamada Zona UV. Esta zona se refiere a las longitudes de onda comprendidas entre los 10 y los 400 nm. Este rango espectral de la radiación ultravioleta es invisible para los ojos humanos.

La radiación UV emitida por una fuente se expresa en vatios (W) y la densidad de irradiación se expresa en vatios por metro cuadrado (W/m²).

En función de esta longitud de onda tenemos varios subtipos de UV:

Nombre

Ultravioleta A (onda larga)
Ultravioleta B (onda media)
Ultravioleta C (onda corta)

Abreviatura

UVA
UVB
UVC

Longitud de onda (nm)

400 – 315
315 – 280
280 – 200

Al disminuir la longitud de onda aumenta el valor energético de la radiación, por este motivo los UV-C son hasta 3 veces más energéticos que los famosos UVA usados en tratamientos estéticos.

Ciclo de replicación de un virus:

ETAPA 1 – ADSORCIÓN:

El virus establece contacto con la célula.

ETAPA 2 – PENETRACIÓN:

Atraviesa la pared celular o inyecta material genético a través de ella.

ETAPA 3 – DECAPSIDACIÓN:

Una vez dentro, el virus se descompone y deja libre su material genético.

ETAPA 4 – SÍNTESIS:

El material genético del virus se sintetiza con el material genético de la célula.

ETAPA 6 – LIBERACIÓN:

Los nuevos virus salen de la célula, y provocan la enfermedad, (COVID-19).

ETAPA 5 – REPLICACIÓN:

El material genético de los nuevos virus se replica y se fabrican nuevas cápsulas.

ETAPA 7 – NUEVAS INFECCIONES:

Los nuevos virus buscan nuevas células a infectar.

La luz UV-C inactiva el ADN del virus

La luz UV-C, con longitudes de onda entre 200 – 290 nm, inactiva el ADN del virus. Por tanto, el virus entra en el organismo, pero no puede replicarse al tener su carga genética dañada.

Si observamos de nuevo el ciclo de vida del virus, las etapas 4 o 5 no se completan, lo que impidie su replicación.

Contexto. El gabinete dental

El gabinete dental cuenta con superficies que se contaminan después de hacer un tratamiento odontológico. Estas superficies son desinfectadas siguiendo los protocolos ampliamente validados que se han seguido hasta el momento, junto con la utilización de materiales desechables, pero con la aparición del COVID-19 se deben extremar las preocupaciones e incorporar nuevas herramientas de desinfección.

El gran reto para una clínica dental es que se generan aerosoles al usar el material rotatorio o la jeringuilla, donde algunos virus y bacterias sobreviven, manteniéndose incluso 3 horas.

La luz UV, un efectivo aliado para luchar contra la contaminación

Como hemos visto con anterioridad, la radiación UVC o de onda corta proporciona un fuerte efecto germicida. Por ello, su uso es ampliamente conocido en otros sectores como la industria alimentaria, quirófanos de hospitales, grandes depósitos de agua y pozos o desinfección de aviones.

Sin embargo, siempre debe tenerse cuidado con la dosis a emplear, ya que puede llegar a ser perjudicial para la salud de los seres humanos. Es importante seguir las recomendaciones de marcas y fabricantes.

Dónde instalar el sistema de purificación por UV

Esta acción germicida se puede hacer desde cualquier punto del gabinete dental, pero la tipología del aparato determina su ubicación.

Hay varios tipos de dispositivos que resultan idóneos para desinfectar y purificar tanto el aire como el agua.

Dispositivos situados dentro de los conductos de ventilación:
Los conductos de ventilación de la climatización de las clínicas dentales son un foco de bacterias, hongos y virus. Una solución es colocar pequeños fluorescentes de luz UV antes de la rejilla de ventilación, para asegurar que el aire que entra llega sin carga viral. Estos dispositivos están dentro del conducto y se pueden usar mientras se trabaja sin peligro. 

Dispositivos de esterilización del aire en cajas:
Estos dispositivos son unas cajas de aluminio pulido por dentro que contienen los fluorescentes aislados del exterior. Disponen de motores que hacen circular el aire del gabinete por dentro de los mismos para desinfectar el aire. Como son cerrados, se poder usar simultáneamente mientras se trabaja.

Dispositivos ultravioleta para superficies:
Son fluorescentes UV de unos 90 W que eliminan bacterias y virus que entran en contacto con la luz el tiempo necesario. La luz UV puede provocar daños a la piel y los ojos, por ello estos dispositivos no se pueden usar mientras se está trabajando en el gabinete dental. Estos dispositivos se pueden colocar colgados al techo o en paredes.

Dispositivos para esterilizar el tanque de agua:
Estos dispositivos también son cajas de aluminio pulido. Del mismo modo que los que se colocan en los conductos de ventilación, se instalan dentro del tanque de agua de los equipos, de forma que el agua queda totalmente esterilizada antes de salir. La dosis requerida es de 400 J/m² según regulación europea y la OMS.

Conoce los sistemas UV disponibles:

UV-Set

Sterile Fridge

Air Purion 90 Active

Air Purion 90 Dry

La luz ultravioleta en 5 claves

En conclusión, podemos decir que este conjunto de sistemas de lámparas UVC permitiría desinfectar aire y agua con una efectividad que iría entre un 80 y un 99%.

Son sencillos de instalar, no generan residuos y los fluorescentes duran aproximadamente 7.000-10.000 horas de funcionamiento continuado.

Para desinfectar el aire entre pacientes (teniendo en cuenta que, para la rentabilidad de la clínica, interesa que sea el mínimo tiempo posible), el más indicado es usar las lámparas UVC tipo fluorescente adecuando la potencia en vatios y el tiempo según los metros cuadrados del gabinete (entre 7 y 15 minutos) y sin presencia humana, en la práctica clínica diaria.

Antes de continuar debes certificar que eres profesional sanitario